domingo, 18 de octubre de 2015

Aula low cost: baquetas.



¡Hola, hola! Después de esta pequeña ausencia, volvemos a la carga con una nueva sección en el blog: "Aula low cost", la cual estrenaremos con unas fabulosas baquetas.

Este año he caído en un cole con muy poquitos recursos, así que, a falta de presupuesto, he decidido darme al "hazlo tú mismo/a" e ir equipando el aula en medida de lo posible.
En este caso el alumnado llevaba un tiempo sin poder utilizar los instrumentos de placas porque el centro no cuenta con baquetas, así que, como no son precisamente baratas, he decidido ponerme manos a la obra con su versión casera. Evidentemente ni la calidad ni el sonido serán los mismos, pero es una opción para salir del paso y que el alumnado pueda disfrutar de los instrumentos en lugar de ver cómo cogen polvo en un rincón.






Si estás en una situación similar y te apetece probar esta solución, coge papel, boli  y apunta los siguientes materiales (los encontrarás fácilmente en cualquier bazar, tienda de manualidades, internet...):

- Pelotas saltarinas pequeñas.

- Palillos de madera redondos, en mi caso de 9'5 mm. de diámetro.

- Pistola de silicona caliente u otro pegamento fuerte.

- Un cuchillo u otro objeto punzante.

- Una buena peli, que esto nos va a llevar un ratito. :P


¡Empezamos!






Cogemos una saltarina y agujereamos la parte superior con el cuchillo, vamos ampliando el orificio hasta que quepa el palillo de madera en él. Una vez ajustada la medida, "cavamos" hasta la mitad de la pelota aproximadamente -hacedlo encima de una bolsa si no queréis llenar todo de virutillas-.







 Rellenamos la mitad del orificio con la silicona caliente, insertamos el palillo, lo giramos y apretamos durante unos segundos. Para mayor fijación, he cubierto los bordes haciendo un anillo de silicona, tal que así:







 
Dejamos secar ¡y listo! Ahora sólo nos queda estrenarlas. :)







Extra: Si queréis un acabado más "profesional" podéis barnizar los palillos para evitar la suciedad y pintar las saltarinas con spray (¡aunque los estampados les dan un toque la mar de divertido!). También existe la posibilidad de hacer variantes: podemos pegarles una tira de goma o fieltro para que el sonido sea más suave, cubrirlas de lana, variar el tamaño en función del instrumento... es cuestión de dejar volar la imaginación según nuestras necesidades. ¡Al ataque, bricomaníacos compañeros/as!

No hay comentarios:

Publicar un comentario